Para que murió Cristo, Los alcances de la expiacion

 

¿Para qué murió Cristo?

Los alcances de la expiación

 

¿Es verdad que murió en lugar de nosotros? y ¿Ocupó nuestro lugar en la cruz? ¿ Ocupó nuestro lugar como sustituto? O ¿Qué gracias a su muerte somos salvos? ¿El inocente por el culpable para obtener nuestra redención?

 

A las anteriores preguntas la mayoría dirá si murió en lugar nuestro, y ocupando nuestro lugar en la cruz y gracias a su muerte somos salvos, pero ¿Está completamente seguro?, sin embargo si murió en nuestro lugar entonces ¿porqué los creyentes seguimos muriendo? 

 

Usted  lo dice: ¿por qué lo escudriñó? o ¿por simple aceptación de algo que por mucho tiempo ha escuchado de la creencia popular? Pero será que: ¿La biblia apoya esta forma de pensar que  se conoce como doctrina de la sustitución?

 

Resumamos el punto en cuestión de esta doctrina: 

 

“Nos dicen que el hombre ha sido creado recto, puro e inocente, rompió la ley de Dios, y así falló y se hizo un hijo del diablo cayendo bajo la ira y la maldición de Dios. La pena por haber violado la ley es la muerte eterna es decir una muerte que nunca muere, es decir otra vida interminable en el tormento. Nos dicen que Dios desea salvar al hombre pero él no puede hacerlo hasta que su justicia sea satisfecha el hombre no puede ser libremente perdonado y la pena totalmente remitida, el o alguien mas debe cumplir o sufrir la pena ante Dios (o lo mismo su justicia) para poder ser el pacificado y el pecador perdonado y devuelto el favor divino. Ahora si el hombre  sufre la pena por el otro esta ley sería su perdición total ya que aquella pena es el tormento interminable y aún la ley debe ser justificada ¿Cómo puede hacerse esto y a su vez salvar al hombre? La respuesta de los ortodoxos es el Hijo de Dios se ofrece como sustituto del hombre para sufrir la pena de la ley en su lugar, Dios el Padre acepta esta substitución y vierte los frascos de su ira sobre el Hijo inocente en lugar del pecador culpable y así Dios es reconciliado para el hombre y perdón concedido a través  Jesucristo. Pero hay una carga más para esta creencia escandalosa con mas absurdidades adicionales nos dicen que aunque la substitución de los sufrimientos de Cristo sea aceptada en lugar de los sufrimientos del culpable el no ha sufrido la pena del violador en absoluto pero por una ficción legal fue aceptado en lugar de aquella pena de modo que hubiera no solo una substitución de una víctima inocente por otra culpable  pero también hubo una substitución de una pena totalmente diferente a la original incurrida por el hombre la cual era la muerte eterna en el infierno, pero Cristo no cumple esta pena sino una simple muerte temporal, pero ya que Cristo era una persona divina (ya que según la visión ortodoxa él es el mismo Dios) sus sufrimientos son más grande en calidad de modo que ellos sean aceptados como equivalentes. Así entonces hay una substitución de victimas y una substitución de penas. La iglesia (la iglesia organizada carnal) todavía complica más esto diciendo que no era la naturaleza divina de Cristo la que murió sino la humana ya que como Dios el no podía morir sino que murió como hombre y aún así su muerte temporal como hombre se considera equivalente a la muerte en los tormentos eternos del pecador, en otras palabras su divinidad no murió y aún así es su divinidad la que hace una satisfacción plena de la ley. Finalmente, no obstante toda esta sutileza y argucia legal tuvo como objetivo el perdón y la salvación del hombre  solo será parcialmente llevada a cabo ya que la mayoría, por su incredulidad,  se perderá a pesar de la muerte de Cristo y este maravilloso esquema de expiación, que ha hecho aparecer a Dios como si hubiera ultrajado la justicia y la razón, en la elaboración de un plan que al fin y al cabo en gran parte fallaría al dejar a gran parte de la raza humana en tormentos eternos en un infierno que nunca acabaría. Pero pongámonos serios ahora ninguna persona inteligente, imparcial, pensativa tiene que ver que este esquema entero es ABSURDO e IRRASONABLE en cada detalle.

 

En primer lugar, Dios era responsable de la introducción del mal en el mundo ya que El es el todo soberano. Él permitió que este entrara en contacto con el hombre que Él había hecho, cuando por supuesto él podría haberlo prevenido, bien sabiendo cual sería el resultado. ¿Además, dónde está la honradez o justicia en adjuntar un destino tan temeroso como la tortura interminable, como la pena de una sola transgresión? ¿Y aún otra vez qué clase de justicia es esta que puede estar satisfecha por los sufrimientos de una persona inocente en el lugar del  culpable? Y cuando además de todo esto nos dicen que Cristo no sufrió la pena de la transgresión del hombre, pero algo completamente diferente que fue aceptado como equivalente a ello, y que después de todo, el arreglo o plan entero, va en una gran medida llevado al traste por culpa del libre albedrio del hombre. Entonces tenemos un esquema que está eminentemente en la armonía con la imaginación oscurecida y fantástica de algún demente e influenciado solo por su mente carnal, pero que a diferencia de Dios, y Sus caminos, va en contra de su pensamiento expresado y enseñado en las escrituras.”

 

Usted nunca pensó que este esquema de pensamiento pone al Padre y al hijo en contradicción El uno al otro: Jesús murió por la humanidad y tanto la amó que quiso morir en su lugar para que ellos pudieran ser redimidos, y a Dios siendo severo e implacable que no perdonaría al hombre sin una víctima sobre quién aplacar su ira, y tan injusto para aceptar a una víctima inocente en lugar de la culpable. Según esta figura el amor de Jesús es ampliado pero Dios solo expone su crueldad e implacabilidad. En última instancia no hay ninguna razón para darle las gracias a Dios por librarme de la maldición ya que El ha recibido su pago total y al único que yo debo elogiar a Jesucristo por pagar mi deuda.

 

Es lamentable, la facilidad como nosotros hemos aceptado y aplicado una serie de doctrinas bíblicas simplemente basados en la tradición invalidando así su verdadero mensaje. Nos cuesta aceptar que en realidad lo que creemos está basado en lo que le hemos escuchado a otros y no como resultado de nuestra propia búsqueda e investigación. Sin embargo las defendemos a capa y espada y nos agarramos a ellas como si fueran verdades incuestionables.

 

En este artículo pretendo dar a conocer realmente los alcances y los motivos de la muerte de Cristo en la cruz. Espero no hablar mucho yo si no que las propias escrituras hagan su labor. En primer lugar yo diría que a fin de entender realmente lo enseñado en las escrituras bíblicas, como otras cosas enseñadas en la  Biblia, debemos comenzar partiendo de una premisa correcta. La verdad va adelante hacia la verdad. El error nos implica un error todavía más profundo. Si comenzamos en nuestra investigación con la creencia en el tormento interminable, estaremos seguros de equivocarnos. También podemos estar seguros que nunca podemos entender correctamente el Plan de Dios mientras somos ignorantes "del plan de las edades," el objetivo de mal, el objetivo "de los siglos por venir," etc., si, por otra parte, claramente vemos estas grandes verdades del plan de Dios para salvarnos estaremos muy claros y entenderemos todo de manera profunda de acuerdo a la lógica divina y no humana.

 

 

Adán y Eva

 

Comprender este episodio en la historia de la humanidad determinará nuestra comprensión del plan de Dios para la creación y comprender específicamente lo que tiene que ver con la muerte de Cristo en la cruz. Una pregunta: ¿Quién es el responsable de que el pecado y la muerte entraran en la humanidad?

 

En la ley de Dios se afirma que si un hombre cava un hoyo y lo deja al descubierto y entonces cae un animal en él y muere, entonces el tal es el culpable por el accidente y debe hacer la restitución. El animal muerto será suyo. (Éxodo 21:33-34). Hay otras leyes de responsabilidad similares a esta (Éxodo 21:28-31, 22:5 Deuteronomio 22:8). Dios como creador de todo y la humanidad es el propietario y él es el responsable de la misma. El Génesis nos dice que Dios puso a Adán y a Eva en el Edén, estos eran capaces de pecar, y les dio una simple prueba de obediencia: no comer de un árbol.  A continuación permite a Satanás engañar a Eva. Es claro e innegable que esto era conocido de antemano por Dios. El sabía que Adán al ponerse de lado de Eva, de conformidad con la pena dada, trajo la muerte no solo a el, la trajo a  toda la humanidad

 

Gén 2:17  más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

 

O mejor traducido de la septuaginta:

 

Gén 2:17 "Del leño, empero, del conocer bello y malo, no comáis de él; y el día que comiereis de él, de muerte moriréis»."(Versión Juneman)

 

En efecto Dios escava el hoyo y  lo deja al descubierto su criatura cae y El es responsable, El tubo que hacer la restitución del precio y reclamar su criatura que lo hace a través del sacrificio de Cristo. Esto para la mayoría parecerá blasfemia, pero decir que nuestro Padre no sabía que sus hijos pecarían y que serian cruelmente engañados por Satanás y este  tendría la necesidad de elaborar rápidamente un plan de copia de seguridad para tratar de recuperar el control de su creación es afirmar que el no es omnisciente, ni omnipotente, y esto es ser mas herético. Probablemente ningún creyente afirmaría esto. Pero tampoco ellos se dan cuenta que cuando se lamentan sobre el poder y el horror del pecado y de la muerte y cuando se glorifica el poder de Satanás, y se relega el 99% de la población mundial a la seguridad del fuego del infierno y a la condenación se está cuestionando el poder y la autoridad de Dios todopoderoso. El apóstol Pablo escribió al respecto:

 

Rom 8:20 (RV original)  Porque las criaturas sujetas fueron a vanidad, no de su voluntad, sino por causa del que las sujetó,

Rom 8:21 (RV original)  con esperanza que también las mismas criaturas serán libradas de la servidumbre de corrupción en la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

 

Apo 13:8  ……………….. del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.

 

Dios sujetó a vanidad (griego mataiótes que también significa depravación)  la creación al permitir que el pecado y la muerte entraran en su creación. Sé que esto suena para la mayoría como una blasfemia, pero piense en esto: sin el pecado y la muerte no hay razón para un salvador. Por lo tanto el amor de Dios, su misericordia, su justicia y su gracia nunca pudiera haberse revelado. Hubieren permanecido ocultas a todos. Sin los opuestos en la creación no se puede apreciar de una forma profunda lo que se tiene. Adán y Eva no habían apreciado las bendiciones que tenían en el Edén. Ellos no tenían como comparar, tenían el conocimiento del bien pero les era necesario el conocimiento del mal para poder apreciar realmente lo bueno. Sin la muerte no podemos entender y apreciar la vida. Lo mismo pude decirse de la justica y la injusticia, la luz de la oscuridad, la salud y la enfermedad, la verdad y el error, etc. No podemos tener uno sin el otro. La naturaleza está llena de ejemplos de este tipo. Adán tenía que saber que era vivir lejos de Dios para realmente valorarlo.

 

Rom 9:22  ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción,

 

Rom 9:23  y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria,

 

 En la luz de estas verdades veremos que la caída del hombre y su distanciamiento consiguiente de su fabricante, era una parte del plan de Dios, y debía finalizar en su bien; de ahí la provisión abundante para su recuperación es simplemente de acuerdo con aquel plan, y en efecto necesaria para su logro final. Si Dios permitiera que el hombre se cayera en el pecado y se hiciera separado de él para el bien del hombre, entonces seguramente él no dejaría de proporcionar un camino por lo cual el hombre podría ser librado de su pecado, "la enemistad" (Rom. 8:7; Efe. 2) sea destruida, y una restauración perfecta efectuada, a su antigua posición de armonía y unión con Dios. Así vemos que a la luz de las grandes verdades, la expiación, como hemos querido explicar de forma exacta, es una necesidad y un resultado natural

 

Pero no estoy sugiriendo, de ninguna manera que el pecado y la maldad que ha sucedido a través de las épocas sean aceptables a Dios. Tampoco estoy diciendo que El indujo a Adán a pecar. Por supuesto que no, tampoco esto significa que Dios este distante o indiferente a la agonía y frustración como resultado del pecado en sus diversas formas.

La cruz es un retrato del amor y la gracia de Dios, es aquí donde está el poder y la fuerza, no en la ira y la venganza. Sin embargo todos los atributos de Dios incluida su ira, celos y justicia debían darse a conocer a través de las edades o eras para poder conocerlo más a fondo. Cada aspecto tiene un lugar en el plan general en el que será reconciliado todo.

Efe 1:9  dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo,

 

Efe 1:10  de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.

 

Efe 1:11  En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,

 

Efe 1:12  a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo.

 

Efe 3:9  y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde las edades en Dios, que creó todas las cosas;

 

Efe 3:10  para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales,

 

Efe 3:11  conforme al propósito de las edades que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor,

Habrá graves sentencias y condenación antes de la consumación del propósito de Dios pero al final del día la gracia, el amor y la misericordia de Dios nos darán la victoria. Ahora volvamos al Edén

Adán y Eva recibieron la justa retribución por sus acciones, igual Satanás, así como la serpiente que utilizo como un canal para hablarles a ellos. Todos ellos recibieron el justo juicio de Dios. Pero a través de ellos el pecado y la muerte fue transmitido a toda la humanidad y esto afectó toda la tierra o mejor toda la creación.

Rom 5:12 (RV original) Por tanto, de la manera que el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, y la muerte así pasó a todos los hombres en aquel en quien todos pecaron.

Rom 5:13  (RV original) Porque hasta la ley, el pecado estaba en el mundo; mas el pecado no era imputado, no habiendo ley.

Lentamente todos estamos muriendo y todo este sufrimiento sobre la tierra se debe a Adán y a su pecado inicial. Esto ha creado a su vez una gran tensión en la creación que clama por su liberación. Pero Dios al final será El responsable de enderezar todas las cosas en su propio tiempo perfecto.

Pero hagamos una pregunta: ¿Es justo que la humanidad tenga que rendir cuenta a Dios por pensamientos y acciones que no podían ser resistidos? Por ejemplo Adán, Caín, Faraón, Judas, Poncio Pilato, etc. La respuesta a esto nos lleva a Romanos 9:19-20.

Rom 9:19  Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad?

 

Rom 9:20  Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?(G)

 

Pero Dios se justificará de sus acciones en la consumación de las edades que será cuando todos sus propósitos y resultados serán conocidos. Cuando sean rodeados todos en su creación de la inefable bendición, cuando al  final del día la luz cubrirá toda la oscuridad.

 

Los dos Adanes

La cuenta más clara y más detallada de la lógica Divina acerca de las consecuencias universales del Sacrificio de Cristo está en Romanos capitulo 5 - el capítulo de la Gracia abundante. En este capítulo, el apóstol Pablo claramente revela su pensamiento inspirado por el Espíritu en cuanto a lo que realmente ha sido conseguido con la muerte de Cristo y su resurrección. ¡La manera de pensar es muy razonable y lógica - pero no está de acuerdo con lo que la tradición ha interpretado! La Mayor parte de los cristianos todavía son inconscientes de las noticias gloriosas del mensaje de la Gracia de Dios - que alcanzará, finalmente,  a TODA LA HUMANIDAD. El concepto doctrinal actual coloca al primer Adán con más poder de destruir y matar, que al segundo Adán (Cristo) reconstruyendo y dando vida.

Rom 5:10  Porque si siendo enemigos,  fuimos reconciliados (conciliados)(kateellágeemen) con Dios por la muerte de su Hijo,  mucho más,  estando reconciliados (katallagéntes)(conciliados),  seremos salvos por su vida.

Rom 5:11  Y no sólo esto,  sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo,  por quien hemos recibido ahora la reconciliación (conciliación)(katallageén).

Pablo comienza a introducir el mensaje de la conciliación del mundo aquí. La mayoría de las traducciones, como la Reina Varela que acabo de citar, se lee la reconciliación en lugar de la conciliación. La conciliación es unilateral, y la reconciliación es la paz en ambos lados, La conciliación, es un medio de resolución de conflictos, a través del cual las partes resuelven directamente un litigio con la intervención o colaboración de un tercero (Jesucristo). La reconciliación supone recobrar las relaciones, por tanto ya no es un proceso individual, implica un acercamiento voluntario de las partes antes en conflicto, que buscan conectarse de nuevo, sin tener que obligatoriamente perdonar al otro/a. 'La humanidad en su conjunto no es Reconciliada con Dios por el momento, aunque la mayoría de las versiones de la Biblia lo sugieren, pero Dios a conciliado a la humanidad en la actualidad, se niega a tener en cuenta los delitos en contra de ellos y sigue manteniendo su mano de amistad y  paz a todos los que creen.

La diferencia entre estas dos palabras se puede establecer desde cualquier concordancia fiable. Pero tristemente, la mayoría de las versiones de las Escrituras no traducen estas palabras constantemente con precisión. La única versión que yo conozco que actualmente se traduce fielmente estas dos palabras con precisión es la versión literal concordante del Nuevo Testamento. La palabra griega para conciliar es' katallasso '(' katallage 'es la conciliación). Esto significa una paz unilateral, que automáticamente incluye el hecho que el alejamiento y la enemistad han ocurrido antes.

Pablo no dice que sólo los creyentes serán conciliados con Dios, ya que Cristo murió por sus enemigos, es decir toda la humanidad. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. Pero sólo los creyentes están en este momento siendo  conciliados con Dios, causando a su vez la reconciliación, de modo que ya no seamos sus enemigos, sino sus amigos, lo que significa que seremos salvados de la indignación de Dios que viene a los hijos de terquedad, y recibiremos la vida por resurrección en las edades próximas. Y no sólo es esto es así,  ahora tenemos el privilegio glorioso de proclamar este mensaje, que hemos recibido de Dios, de la Conciliación del mundo.

2Co 5:14  Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron;

 

2Co 5:15  y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

 

2Co 5:18  Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación;

 

2Co 5:19  que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.

 

1Ti 2:5  Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,

 

1Ti 2:6  el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.

 

Este mensaje de la conciliación es un anticipo de lo que Dios va a lograr en la Nueva Creación cuando él morará con toda la humanidad, aunque la mayoría estará bajo su vara de castigo. No obstante, Él traerá los resultados deseados del Sacrificio de Cristo para toda la humanidad a través de Su Cuerpo / novia, que es el resultado de la Reconciliación Universal.

Adam y el Plan:

Rom 5:12  Por tanto,  como el pecado entró en el mundo por un hombre,  y por el pecado la muerte,  así la muerte pasó a todos los hombres,  por cuanto todos pecaron.

Rom 5:13  Pues antes de la ley,  había pecado en el mundo;  pero donde no hay ley,  no se inculpa de pecado.

Rom 5:14  No obstante,  reinó la muerte desde Adán hasta Moisés,  aun en los que no pecaron a la manera de la trasgresión de Adán,  el cual es figura del que había de venir.

Ahora Pablo empieza a centrarse en el primer hombre, Adán, que era, y es, la cabeza de toda la humanidad. Todos venimos de Adán, y fue a través de este hombre que el pecado y la muerte entraron en el mundo y a cada ser humano. Esta mortalidad (condición de morir), a su vez, consecuencia del pecado nos lleva a seguir en pecado y muerte. Se trata de un ciclo de corrupción y decadencia que nos lleva hacia la muerte. Esta es nuestra experiencia universal.

Sin embargo, antes de la ley de Dios, que  fue dada a través de Moisés, el pecado y la muerte todavía gobernaba a la humanidad, aun sobre aquellos que no habían roto ninguna orden de Dios al igual que Adán lo había hecho originalmente. El pecado no se tiene en cuenta cuando no hay ninguna ley que nos diga cómo comportarnos. No se puede transgredir algo que no se ha dicho. No obstante aún, reino la Muerte en todo el mundo, independientemente de lo que habían hecho. Y  todo ello vino de Adán.

Sin embargo, Pablo también nos dice que el primer Adán es un tipo o modelo de Cristo, que iba a venir en otro momento. Pablo dice en otra parte:

1Co 15:45  Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente;  el postrer Adán,  espíritu vivificante.

1Co 15:46  Mas lo espiritual no es primero,  sino lo animal;  luego lo espiritual.

1Co 15:47  El primer hombre es de la tierra,  terrenal;  el segundo hombre,  que es el Señor,  es del cielo.

Pablo nos presenta aquí el principio fundacional de los Primogénitos y las Primicias. Ahora, la palabra hebrea para Adán también puede traducirse como el hombre o la humanidad, y este pensamiento se ha transferido al Nuevo Testamento. Así que Pablo nos está diciendo que Dios ha puesto ante nosotros dos Hombres o Adanes. Uno de ellos es Jefe de la humanidad carnal, es decir, la antigua Humanidad; Y el otro es Jefe espiritual, de la humanidad celestial, es decir, la Nueva Humanidad. El original Adán es el primer Adán, y Cristo Jesús es el segundo y último Adán.

Así como Adán fue un hijo de Dios, creado por su mano, de ese mismo modo Cristo es el Hijo de Dios (Lucas 3:22 y 38). 1Ti 2:5  Porque hay un solo Dios,  y un solo mediador entre Dios y los hombres,  Jesucristo hombre, 1Ti 2:6  el cual se dio a sí mismo en rescate por todos,  de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo. Toda la humanidad originalmente nace en Adán, y, finalmente, toda la humanidad  renace en Cristo, porque él ha pagado la totalidad del precio para que esto ocurra.

 

1Co 15:22  Porque así como en Adán todos mueren,  también en Cristo todos serán vivificados.

En Todas las partes de la escritura de Pablo en que trata estas cosas están descritas en los términos siguientes, que pueden ser equilibradas de esta forma:

E n Adán, el primer hombre (la carne, la vieja humanidad, bajo la jurisdicción de Satanás, el pecado, la muerte, la oscuridad y el engaño)

Y

En Cristo, el segundo hombre (el Espíritu, la nueva humanidad, bajo la jurisdicción espiritual de Cristo, la justicia, la vida, la luz y la verdad)

Sólo los creyentes pueden experimentar la renovación espiritual y la limpieza del corazón que lleva a la vida, por lo tanto, ellos son los únicos quiénes están en Cristo actualmente. Pero estos son sólo las Primicias o primeros frutos y los Primogénitos, eventualmente, el resto de la humanidad los seguirá. Pablo mismo se declaró como el principal de los pecadores, que fue llevado por la misericordia de Dios y fue dominado por la  gracia, la fe y el amor en Cristo, él era un modelo para todos aquellos que estaban a punto de creer en Cristo para la vida de las edades por venir. 1Ti 1:15  Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores,  de los cuales yo soy el primero. 1Ti 1:16  Pero por esto fui recibido a misericordia,  para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia,  para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna.

 

Esta es la razón por la que dio la bienvenida a los fieles diciendo que "Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores" (1 Timoteo 1:12-16), por 1Ti 2:3  Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, 1Ti 2:4  el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

Primicias y Primogénitos:

La vida pertenece a Dios. De todo ser vivo, el primero que nace es “devuelto” simbólicamente a Dios. Cuando se trata de plantas, sus primeros frutos se llaman primicias; en el caso de hombres o animales reciben el nombre de PRIMOGENITOS. Hermoso el sentido figurado de la palabra en Rom 16, 5; 1 Cor 16, 15

Pablo utiliza ahora este principio en contraste Romanos 5. Cristo es el primero y el Primogénito y el primer fruto

Col 1:15  …… el primogénito de toda creación…...

 

Col 1:18  …..  el primogénito de entre los muertos, ……… para que en todo tenga la preeminencia;

 

1Co 15:23  Pero cada uno en su debido orden:  Cristo,  las primicias;  luego los que son de Cristo,  en su venida.

El cuerpo espiritual de Cristo Eclesia o Iglesia, la Esposa del Cordero, es también la congregación de los Primogénitos y las Primicias, que tienen las primicias del Espíritu de la Nueva Humanidad.

Heb 12:23  a la congregación de los primogénitos ……. .

 

Rom 8:23  nosotros mismos,  que tenemos las primicias del Espíritu…..,  .

Santiago 1:18  El,  de su voluntad,  nos hizo nacer por la palabra de verdad,  para que seamos primicias de sus criaturas.

Apocalipsis 14:4  Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero;

Si las primicias son santas, también lo es el resto (Romanos 11:16). Veamos, pues, cómo Pablo sigue este pensamiento.

Rom 5:15  Pero el don no fue como la transgresión;  porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos,  abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre,  Jesucristo.

Rom 5:16  Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó;  porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación,  pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación.

Pablo está diciendo que, aun cuando existen muchas similitudes entre Adán y Jesús, los resultados de sus respectivos actos son completamente diferentes! El resultado de la muerte y resurrección de Cristo tiene que compensar y superar el resultado del delito inicial de Adán.

En el caso del Primer Adán, un acto de pecado y un delito causo sentencia y condena, que se tradujo en la muerte de todos los Adanes posteriores (es decir, toda la humanidad).

Por otro lado, en el caso del segundo Adán, la gracia y el don de Dios en Su Hijo vino después de numerosos delitos que habían sido cometidos por la humanidad. Sin embargo, esto ha dado lugar a una paz justa, indemnización que se concederá a través de Cristo que se desbordara o superará toda la humanidad! El Segundo Adán desbordará al primer Adán.

Rom 5:17  Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte,  mucho más reinarán en vida por uno solo,  Jesucristo,  los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

 

Llegados a este punto, Pablo se está refiriendo a la función futura del Cuerpo de Cristo como un sacerdocio real, que reina sobre el resto de la humanidad, no sólo en los próximos años del Milenio, sino también en la Nueva Creación. Apocalipsis 22:5  No habrá allí más noche;  y no tienen necesidad de luz de lámpara,  ni de luz del sol,  porque Dios el Señor los iluminará;  y reinarán por los siglos de los siglos o mejor traducido por las edades de las edades. Es decir que si la muerte reina en esta vieja creación, por lo que hizo Adán, entonces ¿cuánto más la vida y reinado de Justicia a través de los creyentes que reciben la abundancia de la gracia de Dios, por lo que Cristo ha hecho! Los efectos de la Nueva Humanidad completamente revierten los efectos de la vieja humanidad.

Uno y los Muchos:

Rom 5:18  Así que,  como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres,  de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.

Rom 5:19  Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores,  así también por la obediencia de uno,  los muchos serán constituidos justos.

Usted no puede obtener una afirmación  mucho más clara que esta! Es sorprendente que la mayoría de los cristianos se niegan a ver la verdad de esta afirmación y tratan de cambiar el significado que se pretende transmitir. Se trata de una simple ecuación que cualquier niño puede entender. La expresión los muchos, para algunos causa alguna dificultad de entendimiento pero es, simplemente,  un hebraísmo que significa todos. Esto se entiende de manera sencilla, siendo la frase una comparación, ya que si por el pecado del primer Adán todos fuimos condenados entonces por el sacrificio y obediencia del segundo Adán todos seremos justificados.

Un hombre, Adán, que condena a toda la humanidad como consecuencia de su delito.

Un hombre, Adán, que desobedeció y, en consecuencia, el resto de la humanidad, se hizo pecadora

Ahora, por el otro lado, tenemos presente.

Un hombre, Jesús, que da justificación de vida a toda la humanidad como consecuencia de un acto de justicia.

Un hombre, Jesús, que obedeció y, en consecuencia, el resto de la humanidad, la misma que se vio afectada por el primer Adán, se harán justos.

Este es el evangelio de Dios y del señor JESUCRISTO!  Esto es lo que el sufrimiento y sacrificio de Cristo ha logrado!

Gracia - Súper abundante:

Ahora bien, si has perdido el punto, Pablo va a poner de manifiesto lo siguiente.

Rom 5:20  Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase;  mas cuando el pecado abundó,  sobreabundó la gracia;

Rom 5:21  para que así como el pecado reinó para muerte,  así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo,  Señor nuestro.

 

Ahora toma nota del principio aquí revelado: Sin embargo, cuando aumento el pecado, la gracia superabundante lo excederá sin límites y en todo sentidos! Considerando que reino la muerte en la Antigua Creación, por lo tanto, también reinará la gracia a través de la justicia que conduce a la vida para todos, a través del amor y el poder y la gracia de Jesucristo y de Su Cuerpo / Novia.

Este resultado es la única forma de que el Segundo Adán puede superar las consecuencias de la infracción del Primer Adán. Cualquier cosa menos de esto realmente no es Buena Noticia! Y contradice esta declaración. Ahora, pero como vemos la doctrina del eterno castigo en el infierno no encajan en este escenario dispuesto con la verdad ¿Por qué? porque no es la palabra original de Dios. La buena noticia es que, en última instancia habrá Salvación Universal, Reconciliación, Justificación y gracia superabundante.

En el griego, la palabra timoria (castigo) está describiendo la pena, que es sufrimiento penal para satisfacer la justicia. Pero la palabra griega kolasis  (En Mateo 25::46)(también kolazo) está describiendo castigo o disciplina, con miras a la corrección. Por ello, tiene como fin la recuperación y restauración. Varios de los primeros Padres de la Iglesia reconoce la distinción entre estas dos palabras griegas, y esa fue también la manera en que los filósofos griegos Platón y Aristóteles las distinguían. El Espíritu de Dios ha utilizado estas palabras de la misma manera en la Escritura.

Una vez que se cree que la Segunda Muerte de apocalipsis, metafóricamente llamada el Lago de Fuego y Gehena, es una metáfora descolorida para el castigo en las edades de las edades, entonces los pasos como hebreos 9:27-28 son sin dificultad entendidos. Este texto se afirma que está establecido para los hombres que mueran una sola vez,  y después de esto el juicio. 'Este es usado para mostrar que Cristo murió una sola vez para pagar el precio del pecado, y él aparecerá por segunda vez para salvar

Es un hecho que todos nosotros al entrar en la vida, a la larga, morimos una sola vez. Esto no incluye la reanimación o temporal resurrección, sino la completa entrada en el estado de la muerte. Una vez que realmente nos vamos de esta tierra, sólo el juicio espera a todos nosotros. La mención de la Segunda Muerte en el Apocalipsis no es una contradicción de este texto, ya que los hombres ya no morirán en el sentido que lo sabemos hoy,  ya no habrá ninguna ruina o destrucción. La inmensa mayoría de los textos que hablan de la destrucción y están relacionados con la vieja creación. Sin embargo, aquellos en este 'Lago' experimentarán la Muerte a diferencia de la Vida vivida con Dios Se trata de una figura de contrastes. Finalmente, la muerte en todas sus formas será abolida por completo dando vida a todos "(1 Corintios 15:25-26).

Diferencia entre perdón y reconciliación: Es importante la labor de distinguir entre perdón y reconciliación puesto que los matices son muy sutiles y la finalidad de cada uno también. El perdón es un proceso individual, que requiere de un trabajo psicológico y moral, donde se superan sentimientos como el resentimiento, el juicio negativo o la indiferencia hacia quienes nos han hecho daño, y afloran sentimientos como la compasión, la generosidad y el amor hacia el/la victimario/a. La reconciliación supone recobrar las relaciones, por tanto ya no es un proceso individual, implica un acercamiento voluntario de las partes antes en conflicto, que buscan conectarse de nuevo, sin tener que obligatoriamente perdonar al otro/a

La cruz

 

De Cristo es el símbolo de la manera como Dios da la vida, es decir, a través de la muerte física. Se le da gran prominencia a la cruz en todo el nuevo testamento tanto por Cristo, como por los apóstoles. Véase Mateo 10:38, 16:24, Marcos 16:21, Lucas 14:27, también 1Corintios 1:17-18, Gálatas 6:12, Filipenses 3:18, Colosenses 1:20 y muchos otros pasajes. Pero si se analizan muy bien estos pasajes el lector verá  que la cruz es un símbolo de algo. Acá cruz no se refiere al literal pedazo de madera sobre la que Cristo sufrió la muerte física. Esta tiene ante todo un significado espiritual al igual que la mayoría y demás palabras y frases de la biblia. Cualquier persona con discernimiento espiritual podrá ver esto.

 

Muchos utilizan esta palabra de una forma errónea, no escritural, en el sentido que hablan de las numerosas cruses que tienen que soportar. La biblia habla de una sola cruz. Cristo y los apóstoles nunca hablan de cruses si no de “La Cruz”. Es un misterio a través de toda la biblia de por qué Dios da la vida por medio de la muerte.

 

Jua 12:23  Jesús les respondió diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado.

 

Jua 12:24  De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.

 

Esta es la manera como Dios da la vida, a través del juicio, el sufrimiento, la corrupción y la muerte el símbolo de todo esto es “La Cruz”. Es seguir los pasos de Cristo de esta forma de vida a través de la muerte Flp 3:10  a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, Rom 8:11  Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. Nuestras diversas pruebas y aflicciones, persecuciones etc., no son muchas cruses, hacen parte de una sola cruz es decir todo esto forma parte de una forma de vida a través de la autocruxificción a la misma vida que Jesús ganó de esta misma  manera. 

 

Rom 8:18  Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.

 

El verdadero sentido de la expiación

 

En este punto lo primero que debemos reafirmar es que Dios es amor y es este amor de Dios la causa móvil en la expiación y no Cristo.  Fue Dios que trabajó este plan maravilloso. Obviamente la justicia de Dios debe ser satisfecha, pero la única forma o modo era mediante el mismo y gracias a su amor y la provisión más grande hecha para su salvación. La justicia estaba a favor del pecador no en contra.

 

Isa 42:21 Jehová se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla.

 

En ninguna parte de la escritura está la idea de que estos sufrimientos de Cristo eran una satisfacción a la ley en lugar del hombre culpable, tal idea es monstruosa, totalmente repugnante y en contra de los principios de la justicia. No hay ni un solo pasaje de la escritura  que enseñe directa o indirectamente que la muerte de Cristo debía satisfacer la justicia de Dios.

 

Mat 22:32  Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob?(D) Dios no es Dios de muertos, sino de vivos.

 

Cristo lo que hizo fue asumir nuestra naturaleza caída al morir y resucitar para ser Señor de ambos de los muertos (no creyentes) y de la vivos (creyentes). De hecho podría afirmarse que su encarnación fue su muerte, de modo que él pudiera ser uno con nosotros en la muerte así como en la vida. De manera que tenga el en todo la preeminencia

 

Rom 14:9  Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven.

 

Col 1:18  y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia,(C) él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia;

   

La idea común consiste en que Cristo sufre por nosotros, como nuestro sustituto, para salvarnos de la pena por el pecado, que es la muerte eterna en el infierno. La verdad es que Cristo muere, como nuestro Precursor, para salvarnos, no de la pena por el  pecado, pero del pecado en  sí mismo, no de la muerte (no hay ninguna tal cosa como la muerte eterna en el infierno) sino "de la muerte" porque ya estábamos muertos; La pena por el pecado era beneficiosa para el hombre además Dios podía remitir esa pena sin cualquier sustituto (Ezequiel 18:21). Pero entonces ¿como debe ser el hombre salvado del pecado? ¿Cómo el pecador puede ser hecho un santo? Pero la pregunta no es ¿Cómo sus pecados van a ser perdonados? O ¿Como debe el evitar la pena? Si no que debe ser ¿Cómo va a cambiar el su naturaleza? De un hijo de ira a un hijo de Dios (Efesios 2:3) ¿Como debe ser cambiado de un cuerpo de muerte a otro de vida? La respuesta viene por Jesucristo nuestro Señor por una nueva creación (2Corintios 5:17, efesios 2:10). Este es el objetivo de la expiación nada menos que la liberación de la creación entera de la esclavitud de la corrupción y este trabajo Cristo o más bien el Padre a través de Cristo lo hiso ya que él es cordero que quita el pecado del mundo, no los pecados como si eso significara los pecados individuales de cada uno, sino el pecado como si todos los pecados de la raza y el cuerpo de muerte horroroso de la naturaleza pecadora del hombre  fueron puestos sobre él y echados lejos.

 

Isa 53:6  Todos nosotros nos descarriamos como ovejas,(E) cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

 

El tipo perfecto de esto está en la levítico 16:20-22:

Lev 16:20  Cuando hubiere acabado de expiar el santuario y el tabernáculo de reunión y el altar, hará traer el macho cabrío vivo;

 

Lev 16:21  y pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto.

 

Lev 16:22  Y aquel macho cabrío llevarán sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir el macho cabrío por el desierto.

 

El objetivo de la expiación no era salvarnos de la muerte, el hombre estaba muerto y el objetivo de la expiación era darle vida, Cristo vino para buscar y salvar al perdido no a aquellos que estaban en peligro de perderse sino lo que ya estaba perdido. Entonces Cristo murió para darle vida a un mundo ya muerto (Juan 6:33,51). La idea de que los cristianos tienen de la expiación consiste en un esquema en que ellos deben ser salvados de la pena o el castigo por el pecado, un infierno interminable, cuando en realidad el objetivo de Dios es hacer de este mundo de pecadores una raza de santos, levantar a esta humanidad en esta condición de muerte a una condición de vida e inmortalidad.

 

La teología popular o según la vista común Dios es representado como  colérico y furioso contra el hombre por haber roto su ley, entonces Cristo interviene y pacifica al Padre por medio de la expiación. Entonces su cólera es alejada y el comienza a amar a la humanidad. Así el la expiación es hecha la causa del amor de Dios, la lengua de los credos prácticamente implican esto y esto ha sido puesto a la vista de muchos creyentes. Pero la verdad está en la parte del frente de esto. El amor de Dios llevó a la expiación, este no fluye de ello, toda la escritura pone en manifiesto esto. Dios amó al mundo y como resultado entregó a su Hijo. La expiación manifiesta la preexistencia del amor del Padre y por ese medio lo percibimos (1Juan 3:16, 4:9) de modo que descubriendo que él nos amó primero comenzamos a amarle. Quizás usted ha escuchado la historia de la madre que le dijo a su hijo Carlos si tu eres bueno y obediente mami te amará pero si usted es travieso no puedo amarte. Alguien me amará cuando estoy bien pero no lo hará cuando estoy mal, pero Dios demostró su amor para con nosotros en el hecho en que cuando aún éramos pecadores Cristo murió por nosotros, así de esa forma la escritura pone claro que el amor de Dios era la causa y no el efecto de la expiación. Esta es la verdad bendita, pero la iglesia continúa invirtiendo la verdad de Dios poniendo la oscuridad por la luz.

 

Finalmente quiero decir que la Expiación no será un éxito parcial sino uno completo y absoluto. Los credos inculcan los errores anotados, dicen que después de todo lo que Dios y Cristo han hecho tendrá solo una victoria parcial y tendrá un resultado parcial por los objetivos que él murió y solo destruirá Parcialmente los trabajos del diablo. ¿Cree realmente usted que esto es así? ¿Fallarán Dios y Cristo en su obra y tendrán un resultado incompleto? Pero como hemos visto eso no será así, los resultados de la obra de Cristo sobrepasarán y superarán la obra del primer Adán.

 

    

La muerte física de Cristo

 

El otro punto que hay que ver es el verdadero significado de la muerte de Cristo, como vimos no fue el instrumento de su muerte  la verdadera cruz y como veremos no fue la muerte física de Cristo la verdadera cruz. Entonces ¿Cuál es el significado de esta muerte física? Vamos a ver si podemos determinar el verdadero significado de la muerte física.

 

Heb 13:10  Tenemos un altar, del cual no tienen derecho de comer los que sirven al tabernáculo.

 

Heb 13:11  Porque los cuerpos de aquellos animales cuya sangre a causa del pecado es introducida en el santuario por el sumo sacerdote, son quemados fuera del campamento.(D)

 

Heb 13:12  Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta.

 

Heb 13:13  Salgamos, pues, a él, fuera del campamento, llevando su vituperio;

 

El anterior pasaje es de esos que nos cuesta entender por no estar familiarizados pero quiero resumir que el sacrificio de Cristo es un antitipo del sacrificio ceremonial de la ley mosaica “ Porque de la manera que “los cuerpos de aquellos animales cuya sangre es metida en el santuario … son quemados fuera del real o santuario”, así “Jesús también … padeció fuera de la puerta” del judaísmo ceremonial, del cual es tipo su crucifixión hecha fuera de la puerta de Jerusalén.”

Este es un hecho escritural que corresponde a la explicación de la muerte física de Cristo y nos muestra claramente su lugar en la gran expiación antitipica, pero el que está buscando en la muerte física de Cristo en la cruz como literal de los medios por medio del cual esta reconciliándose con Dios (Romanos 5:10) está cometiendo el mismo error al igual que el israelita está mirando el sacrificio de animales como la expiación  de sus pecados al no tener en cuenta la realidad y el verdadero sacrificio de la expiación.

 

La forma particular de la muerte física de Cristo, es decir, por crucifixión es significativa en la medida que establece, como hemos observado anteriormente, el sufrimiento, la vergüenza, etc. La literal cruz, como ya hemos visto, es un símbolo de la manera como Dios da la vida, a través de la debilidad la fuerza (2Corintios 12:10), a través del Juicio la corona (Santiago 1:12), a través de los sufrimientos a la perfección (1Pedro 5:10) a través de la muerte a la vida. Cristo se refiere a este significado de la cruz cuando dice Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo (Juan 12:32). No hay una conexión entre el dibujo de todos los hombres a Cristo y su crucifixión literal, en otras palabra, la forma particular de su muerte física no es la causa de la atracción de todos los hombres hacia a él como parece ser indicado por las letras de estas palabras, hay aquí un espíritu que debemos discernir a fin de conseguir el verdadero significado ¿Cuál es la causa que todos los hombres son arrastrados hacia Cristo? La muerte de Cristo, su muerte real, es decir su encarnación. Como hemos visto somos reconciliados o conciliados con Dios por medio de la muerte de su Hijo.

 

¿Para qué Cristo murió?

Para conciliar el mundo con Dios, es la respuesta que hasta ahora hemos planteado. Pero también debemos tener en cuenta al examinar esta respuesta la verdadera muerte de Cristo. Si pensamos que solo fue muerte física de Cristo en la cruz romana no vamos a ver el significado completo de esta declaración. No fuimos conciliados con Dios por la muerte física de Cristo, cualquiera que mantenga este punto de vista tendría que celebrar también que la expiación o conciliación fue dada en virtud de la quema del animal muerto por el pecado fuera del campo.  Nosotros somos conciliados con Dios por la muerte de su Hijo. Pero ¿Somos conciliados con Dios por la muerte física de Cristo? La respuesta es NO. Su real muerte expiatoria no fue su muerte en la cruz, pero la muerte entró en él cuando él se hiso carne. Ahora con esta idea correcta de la muerte de Cristo creo que cada uno verá la forma como la muerte de Cristo nos reconcilia (concilia) con Dios. El objetivo entero y el trabajo de la encarnación de Cristo se incluye en la muerte de Cristo con este trabajo como nuestro precursor, Cristo seguramente sentó las bases de nuestra conciliación. Pasó de la enemistad a la amistad en su relación con Dios.

 

Dos enemistades

 

Dice el nuevo testamento que Cristo elimina la ley (Efesios 2:15) y la mente carnal (Romanos 8:7). Que la ley es causa de la enemistad entre Dios y el hombre, un escollo en el camino de la salvación del hombre, pero Cristo mató la enemistad (Efesios 2:16) anuló el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz (Colosense 2:14) es decir porque por el se fijan en un lugar permanentemente por su muerte en un lugar donde ya no puede perjudicar al pecador. Porque por su muerte abrió el camino de la fe que está por encima y más allá del alcance de la ley. Cristo también quita la mente carnal, ya que el por participar de nuestra naturaleza caída (se hizo pecado por nosotros) ha abierto el camino que nos puede llevar a ser participes de su naturaleza divina. (2Pedro1:4) lo que nos da la posesión de la mente de Cristo (1Corintios 2:16) y ya no andamos en la carne sino en el Espíritu si es que el Espíritu mora en nosotros (Romanos 8:9) Por lo tanto la muerte de Cristo nos reconcilia con Dios mediante la supresión de las dos enemistades.

 

Pero además, la muerte de Cristo nos reconcilia con Dios mediante la revelación de él a nosotros. La humanidad está ahora no reconciliada con Dios porqué no lo conocen. La gran masa del mundo está en la condición que Pablo describe en Efesios 4:17-23:

 

Efe 4:17  Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente,

 

Efe 4:18  teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón;

 

Efe 4:19  los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.

 

Efe 4:20  Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo,

 

Efe 4:21  si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús.

 

Efe 4:22  En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre,(D) que está viciado conforme a los deseos engañosos,

 

Efe 4:23  y renovaos en el espíritu de vuestra mente,

 

Jesucristo es la revelación y una perfecta imagen de Dios. En su encarnación viene al hombre como Emmanuel “Dios con nosotros” a través de  Dios se manifiesta en la carne y por lo tanto Cristo nos revela a Dios. A través del sacrificio y muerte de Cristo el amor de Dios es manifestado.

 

En Romanos 5:10 se declara que estamos reconciliados (conciliados) por su muerte y salvados por su vida. Hemos visto como somos conciliados por su muerte y salvados por su vida. La salvación es el resultado de la labor de la conciliación. Aún no estamos salvados, solo por la fe (Efesios 2:8), y en esperanza (Romanos 8:24) hasta que la esclavitud de la creación se libertada a la libertad de los hijos de Dios (Romanos 8:21). Será cuando seremos salvos en un sentido pleno y seremos participantes de la vida en unión con el Padre y el Hijo. Esto será en la nueva creación en la que seremos  todos vivificados por Cristo, es así como somos salvos por su vida.

 

Hay varias citas bíblicas que presentan los motivos de la muerte de Cristo, el mismo da una  razón por su muerte cuando dice: De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto (Juan 12:24). Y un poco más adelante dice: Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo. Y el evangelista añade: Y decía esto dando a entender de qué muerte iba a morir. Ya he hecho notar en este escrito la importancia de estos últimos versículos  y esto es una declaración de la misma verdad que se encuentra en 2Corintios 5:19 y Romanos 5:10 es decir que la muerte de Cristo su encarnación es el terreno de la reconciliación  del mundo.

 

Jesús es el primer nacido entre muchos hermanos (Romanos 8:29). Este mismo motivo de la muerte de Cristo también es establecido en Hebreos 2:9-15:

 

Heb 2:9  Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos.

 

Heb 2:10  Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos.

 

Heb 2:11  Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos,

 

Heb 2:12  diciendo:

 Anunciaré a mis hermanos tu nombre,

 En medio de la congregación te alabaré.(B) m

 

Heb 2:13  Y otra vez:

 Yo confiaré en él.(C) m Y de nuevo:

 He aquí, yo y los hijos que Dios me dio.(D)

 

Heb 2:14  Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,

 

Heb 2:15  y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.

 

Una vez mas esta la idea de que Cristo muere para destruir la enemistad, el diablo y sus obras. (1Juan 3:8) y para echar fuera el temor que nos impide acercarnos a Dios (1 Juan 4:18).

 

En Romanos 14:9 también tenemos una respuesta directa a la pregunta de que para que Cristo murió:  Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven. Cristo es el señor y jefe y cabeza de todas las cosas (Efesios 1:22) y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia; (Colosenses 1:18) también es el principio de la creación de Dios (Apocalipsis 3:14). Pero para convertirse en Jefe y Señor de la creación era necesario que él se convirtiera en uno de los muertos, es decir uno de los muertos caídos que debe morir, hemos visto como Cristo entró en este estado caído:

 

We will look at one more passage, in Rom. Filipenses 2:6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

Filipenses 2:7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;

Filipenses 2:8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

 

Al estar en esta condición él fue el primero en pasar a la vida a través de la muerte, por lo que es Señor de los muertos. También fue el primero en entrar en la vida, en la vida del hombre perfecto, él era el primer nacido de los muertos (Hechos 26:23), el primer fruto el primero que debe surgir de entre los muertos (1Corintios 15:20) y por lo tanto se Convirtió en el Señor de la vida, el primero de una raza regenerada de modo que ahora puede decir No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por las edades de las edades, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.

 

Hacer la voluntad del Padre

 

Uno de los principales objetivos de Cristo era hacer y dar a conocer  voluntad del Padre al mundo, y la escritura declara de una forma muy clara cuál es la voluntad del Padre celestial.

 

Jua 5:30  No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.

 

El pasaje anterior el Señor declara el no puede hacer nada por sí mismo, es decir, aparte de la voluntad del Padre. Sus juicios son rectos y no pueden errar porque él hace la voluntad del que le envió. El vino para un solo fin hacer la voluntad del que le envió y para eso  le fue  delegado todo poder y toda autoridad.

 

Mat 11:27  Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre;(J) y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo,(K) y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.

 

 

Jua 3:35  El Padre ama al Hijo, y todas las cosas ha entregado en su mano.(D)

 

Jua 5:21  Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida.

 

1Co 15:27  Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies.(H) Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas.

 

Apo 1:18  y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.

 

Jua 5:22  Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo,

 

Jua 6:38  Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.

 

 

Los pasajes anteriores son muy reveladores al declarar que todo le ha sido entregado en manos del Hijo, pero dice mas afirma que solo el hijo conoce al Padre y que el único requisito para que el Padre sea revelado o dado a conocer a alguien es que el Hijo lo quiera revelar. Dicen que todo le ha sido sujeto al Hijo y que es el Hijo el que tiene las llaves de la muerte y el hades. También dice que todo juicio le ha sido dado al Hijo de tal forma que el Padre a nadie juzga y todo juicio se lo dio al Hijo. Pero también afirma que se le ha dado la autoridad al Hijo de dar vida al que quiera. Pero el Hijo no hace lo que quiere sino la voluntad del Padre celestial.

 

Concluimos que el destino y la vida de cada ser humano desde Adán hasta el final de las edades le ha sido entregado al Hijo, depende de él y solo del llevar a cabo la voluntad del Padre, al que él quiera dará vida y al que él quiera se le revelará y dará a conocer. Esto indica la total soberanía que al Hijo le ha sido dada para que lleve a cabo sin ningún tropiezo su labor. Pero dicha soberanía le fue dada para que el cumpla la voluntad del Padre. Ahora póngame mucha atención el siguiente pasaje revelará el punto en donde lo he querido llevar:

 

Jua 6:39  Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero.

 

Quedó claro que a Cristo le ha sido entregado todo en sus manos, tanto aquellos a los que se les ha revelado como los que permanecen en ignorancia. Y las escrituras son claras al declarar que la voluntad del Padre es que ninguno se pierda, entonces todo el futuro de la humanidad ha sido entregado en manos del Hijo y para que el hijo pueda cumplir la voluntad del Padre el no debe perder ninguno de los que se le ha dado,  y a él se le ha dado la vida de cada ser humano nacido desde Adán hasta el día final, todos, no solo unos cuantos, mas la escritura declara que todo le fue entregado. Entonces si algunos de los entregados a él se pierden, Cristo ha incumplido la voluntad del Padre entonces ha fallado en su labor, y esto es imposible, mas la escritura declara el reconocimiento de toda la humanidad en lo que se conoce en nuestras traducciones bíblicas como siglos de los siglos que realmente bien traducido se debe traducir “Edades de las edades” las cuales serán los periodos de tiempo en que Cristo estará dando cumplimiento a la voluntad del Padre en donde la victoria sobre la muerte ya fue dada y ha dado la vida a todos los hombres y aunque la mayoría estará bajo su vara de castigo (lago de fuego o muerte segunda) estos también reconocerán su victoria y señorío. Pero este postrer enemigo, la muerte segunda, también será destruido y entonces el Hijo habrá alcanzado la victoria total y se sujetará el también al Padre y Dios será todo en todos ya que estos que sufren la muerte segunda también serán restaurados y reconciliados para Dios su Padre. (1Coritios 15:24-28). Los siguientes pasajes describen esta etapa de las edades de las edades que no son más que las mayores edades de todas las edades ya que será el preludio de la culminación de los propósitos de Dios por medio de su Hijo:

 

Apo 5:13  Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.

 

Apo 22:2  En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida,(B) que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.

 

Rom 14:11  Porque escrito está:

Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla,

Y toda lengua confesará a Dios.(C)

 

 

Efe 1:10  de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.

 

Col 1:20  y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas (en el griego únicamente dice todo) , así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.(D)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                            






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje: